jueves, 27 de septiembre de 2012

Juegos I (Hibernación)





Jugar juegos estaba bien, pero algunos eran peligrosos. El mago lo sabía ahora, siempre había tenido la sospecha de que sus actos lo eran, la confianza suponía su arma más potente y a la vez su peor enemiga.

La práctica hacía al maestro.
La práctica.
Sentado en relajación miraba esos ojos marrones como si fuese la primera vez, los estudiaba buscando la chispa adecuada.
La vio.
Dejó que de sus labios saliesen las palabras mágicas.
–Duérmete –dijo en un susurro.
Captó los labios frente a él abrirse apenas y decir una palabra también.
–Duérmete –escuchó.
Solo tenía un poco de conciencia, la suficiente para decirse que usar el espejo había sido una mala idea.

14 comentarios:

  1. Qué bueno :D
    Toda una sorpresa el final.

    Te felicito

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno!!! Toda una ilusión, no? Mirror, mirror... Hay desafios que nos pueden costar la eternidad!
    Salud, Walter!!! :)

    ResponderEliminar
  3. Muy original y divertido. Puede ser un recurso cojonudo para desconectar de ciertos artazgos, de forma económica y saludable... Saludos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Fantástico! Un microcuento ideal, repleto de suspenso, y con un final que te deja boquiabierto.
    Te felicito, Walter.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Jajaja! Qué bueno!!! No me esperaba ese final...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eva... ;) es la ídea de estos experimentos tan cortos, generar la sorpresa al final. Que eso pase es mucho para mi.
      Gracias.-

      Eliminar
  6. Me ha gustado como experimenta el mago. Y la chispa adecuada me ha recordado a los héroes del silencio. Lo encuentro muy original.

    Saludos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kayla: los experimentos normalmente son a base de prueba y error (lastima que en este caso no haya segundo intento)... la chispa adecuada es un temaso (hago un programa de radio solo de clasicos de los 80's y 90's y es una canción muy solicitada de Héroes...)
      Gracias por pasar y quedarte.

      Eliminar
  7. Jorrr!! qué mago más poco listo. El espejo nos puede devolver lo que no queremos. Me ha parecido muy bueno el texto Walter y me voy con una sonrisa, pero porque me ha parecido tremendo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje...
      El espejo es un malnacido... y el mago lo sabía, creo que solo deseaba esconder sus miserias y fracasos. Creo que lo único que no sabía es que ese sería su primer y último acierto.

      Eliminar

Dejame tus sensaciones que me ayudan a mejorar
:)